Apionabo: Feo por fuera, dulce por dentro

De la misma familia del apio, el apionabo (Apium graveolens L., variedad rapaceum) es también conocido apio nabo, apio rábano, y más coloquialmente como “el feo” o “feúcho” por su aspecto exterior irregular y lleno de raíces, las cuales se eliminan antes de ponerse a la venta.

La raíz bulbosa que conforma el cuerpo principal del apionabo es poco conocida en nuestro país, pero muy utilizada en otros países de Europa occidental, siendo un vegetal de consumo popular en países como Alemania, Italia e Inglaterra. En Francia, el apionabo rallado se presenta como ingrediente principal del «apio remoulade», un delicioso aderezo elaborado con mayonesa, mostaza de Dijon y especias como alcaparras, perejil o estragón.

La carne del apionabo, de color hueso, es dura y compacta con sabor suave de apio, ligeramente dulce y con un toque de perejil. Si pesa poco con relación a su tamaño es que está pasado, vacío y es fibroso.  Al igual que la manzana, cuando lo pelamos comienza rápidamente el proceso de oxidación y su carne de color blanco amarillento se vuelve marrón.

Los usos culinarios de este alimento son amplios. Cortado en tiras o rallado es ideal en ensaladas, mientras que cocido se utiliza en numerosos guisos, siendo así una excelente guarnición para platos de carnes y pescados. 

Rico en nutrientes

El “feúcho” es ideal por su valor nutricional, ya que es rico en vitaminas y minerales y tiene un bajo índice calórico.

  • Vitamina K: El apio nabo destaca en vitamina K, vitamina liposoluble que ayuda a la fijación del calcio en los huesos.
  • Vitamina C: Este antioxidante regenera la vitamina E, previene las enfermedades cardiovasculares, participa en la detoxificación hepática y participa en funciones del sistema nervioso y del sistema inmunitario.
  • Vitamina B6: Ayuda a la síntesis y catabolismo de aminoácidos que intervienen en múltiples funciones, reacciones de detoxificación hepática y mantenimiento del sistema inmune.
  • Fósforo: Forma parte de huesos y dientes y controla el equilibrio ácido-base de la sangre.
  • Potasio: Electrolito principal de los fluidos intracelulares.
  • Manganeso: Oligoelemento activador de enzimas que intervienen en el metabolismo de grasas y carbohidratos.
  • Otros: El apio nabo también es rico en Apigenina, Flavona con propiedades antimicrobianas cuando se combina con otros polifenoles bacteriostáticos, anticancerígenas, antiinflamatorias, radioprotectoras, cardiosaludables o protectoras de las paredes vasculares.

 

Algunos de los beneficios para la salud son:

  1. Ayuda a mejorar la resistencia ósea gracias a su contenido de vitamina K que mejora la absorción de calcio.
  2. Evita la hipertensión arterial por la aportación de potasio.
  3. Es depurativo puesto que La vitamina C y la vitamina B6 intervienen en la detoxificación hepática.

 

Este ingrediente nos encanta por varios motivos, por un lado incorporamos un alimento diferente para aumentar nuestra variedad de alimentos, con un bajo contenido en azúcares y es un buen sustituto saludable de la patata. Por ello, a continuación os proponemos una receta fácil, con pocos ingredientes y perfecta para cambiar la tradicional tortilla de patata por una opción más saludable.

Tortilla de apionabo

Ingredientes

Procedimiento

Ponemos el aceite a calentar que coja temperatura, pero que no humee, añadir la cebolla y dejar 10 minutos a fuego medio, añadir el apionabo y cocinar también a fuego medio aproximadamente 15 minutos.

En una fuente poner los huevos y batir, añadir el apionabo y cebolla (escurrido), dar vueltas y dejar cuajar al gusto.

También te puede gustar

LUZ SOLAR!

Una fuente imprescindible de energía Disponer de luz natural en